Ski Flying. La Máxima Expresión del Salto de Esquí



Volar siempre ha sido una ambición del ser humano. Y a pesar de que hoy en día vemos normal hacerlo a través de distintos aparatos y vehículos, volar de manera autónoma sigue siendo un sueño. O no. ¿Qué dirían los saltadores de Ski Flying al respecto?
 
Este deporte que podría traducirse como Vuelo de Esquí, permite a los esquiadores mantenerse en el aire durante segundos, antes de caer sobre la superficie de aterrizaje.
 
Si el Salto de Esquí, del que ya hablamos anteriormente, es considerado un deporte peligroso en el que las medidas de seguridad son altamente estrictas, en Ski Flying estos riesgos y prevenciones se multiplican.
 
Precisamente por ello, durante años, la FIS (Federación Internacional de Esquí) fue reticente a esta práctica. Incluso llegó a denunciar a esquiadores que saltaban desde trampolines con especificaciones mayores a las oficiales.
 
A pesar de todo, no sólo tuvo que ceder, sino que probablemente el Salto de Esquí que hoy conocemos no sería lo mismo de no haber existido el Ski Flying y el ansia de llegar más allá.
 

Ski Flying. La Máxima Expresión del Salto de Esquí...

 

¿Qué es Ski Flying?

El Ski Flying, o Vuelo de Esquí, es una disciplina del Salto de Esquí que utiliza trampolines mucho más largos. Esto permite tiempos de vuelo más amplios (de ahí su nombre) y distancias mucho mayores.
 
Como ya vimos en el artículo sobre Salto de Esquí, cada trampolín cuenta con un punto óptimo de aterrizaje (Punto-K), cuya distancia determina su categoría. Para que puedas hacerte una idea, los trampolines olímpicos Normal y Largo cuentan con Puntos-K de 90 y 120 metros, respectivamente. Para que un trampolín pueda considerarse Flying debe superar los 185 metros.
 
Las reglas son prácticamente las mismas que para el Salto de Esquí con pequeñas modificaciones en las puntuaciones. A diferencia de este, el Ski Flying sólo se puede practicar sobre nieve, por lo que no existen pruebas de verano.

 

¿Cuántos Trampolines Flying existen?

 
Actualmente sólo existen 5 trampolines que cumplan las especificaciones para considerarse Flying Hills. Todos ellos están en Europa:
 

UbicaciónNombre del TrampolínPunto-KTamaño (HS)
🇸🇮 PlanicaLetalnica bratov GorišekK200HS240
🇳🇴 VikersundVikersundbakkenK200HS240
🇩🇪 OberstdorfHeini-Klopfer-SkiflugschanzeK200HS235
🇦🇹 Bad MitterndorfKulmK200HS235
🇨🇿 HarrachovČerťákK185HS210

 

En 1970, Estados Unidos construyó un Trampolín K145, por entonces considerado Flying. Es el único que ha habido fuera de Europa y está en desuso desde 1994.

 

¿Cómo surgió el Ski Flying?

Sepp Bradl durante un salto

Sepp Bradl durante un salto. – Foto: sn.at

Todo empezó en 1934 cuando en Planica (actual Eslovenia) se construyó un trampolín K90, mucho mayor que cualquier otro de la época. Su objetivo era alcanzar distancias nunca vistas en Salto de Esquí. Sin duda consiguió su objetivo, ya que fue allí donde Sepp Bradl se convirtió en el primer saltador que sobrepasó los 100 metros (101,5).
 
Stanko Bloudek, uno de los arquitectos que diseñó el trampolín, declaró: «Esto ya no es Salto de Esquí. ¡Es Vuelo de Esquí!». El término quedo acuñado.
 
A pesar de las reticencias y objeciones de la FIS, los esquiadores estaban ansiosos por saltar nuevas marcas históricas y el público cada vez más expectante. Finalmente el organismo reconoció el Ski Flying como una disciplina sancionada.
 
Planica aumentó su Punto-K hasta los 120 metros, y tras la 2ª Guerra Mundial, se construyó un segundo trampolín con esa misma distancia en Oberstdorf, Alemania Occidental.
 
Después llegaron Kulm en Austria y Vikersund en Noruega. Se inició un duelo de Récords Mundiales, donde todos los trampolines luchaban por ser en el que más marcas internacionales se rompían. En esta «guerra» se llegó incluso a poner en peligro a los propios saltadores, obligando a la FIS a poner limitaciones en sus reglas.
 
Para mantenerse a la cabeza, los distintos trampolines no dudaron en incrementar sus dimensiones siempre que fue necesario, llegando a las distancias actuales. Las especificaciones y normas fueron cambiando y aunque sea de manera más leve, el duelo continúa. De hecho, algunos trampolines ya están diseñando su próxima ampliación.

 

Hitos del Ski Flying

 
1934: En Planica se construye el primer trampolín de Ski Flying con K90.

1936: Sepp Bradl supera los 100 metros en Planica.

1938: FIS cede y reconoce el Ski Flying como una modalidad sancionada del Salto de Esquí.

1941: Planica aumenta el Punto-K hasta los 120 metros.

1949: Se construye un nuevo trampolín K120 en Oberstdorf, Alemania Occidental.

1950: Austria construye el trampolín Kulm.

1953: Kulm organiza la Primera Semana Internacional de Ski Flying, principal evento de esta disciplina hasta la aparición del Mundial.

1962: Kulm, Oberstdorf y Planica se unen para cooperar en el diseño de nuevos trampolines y organizar eventos de Sky Flying. El grupo de trabajo se denomina KOP (iniciales de los tres).

1966: Vikersund actualiza su trampolín para adaptarlo a las especificaciones de Ski Flying de la época.

1967: En Oberstdorf, Lars Grini alcanza los 150 metros.

1969: Planica construye un nuevo trampolín K150.

1970: Estados Unidos construye el primer trampolín Flying fuera de Europa con un Punto-K de 145 metros.

1972: Se lleva a cabo el Primer Mundial de Ski Flying en Planica, tras la aprobación de la FIS. Este nuevo evento sustituye a la Semana Internacional y se celebra cada 2 años.

1980: Aparece el último trampolín Flying en Harrachov, República Checa (entonces Checoslovaquia), con K165.

1994: Toni Nieminen rompe la barrera de los 200 metros en Planica, alcanzando 203.

2010: La FIS cambia las reglas para permitir la construcción de trampolines más grandes.

2015: Peter Prevc alcanza los 250 metros en Vikersund.

2017: En el mismo trampolín, Stefan Kraft marca el actual Récord Mundial: 253,5 metros.

 

Mujeres en el Ski Flying

Las mujeres también tienen presencia en este deporte, a pesar de no existir pruebas oficiales de World Cup o Campeonato Mundial de Ski Flying. Muchas saltadoras defienden su derecho a competir, mientras los organizadores alegan una alta peligrosidad para impedirlo.
 
Por ahora, sólo una mujer ha alcanzado los 200 metros. Fue Daniela Iraschko-Stolz en 2003. Lo estableció en el trampolín austriaco Kulm. El mismo donde también está registrada la 2ª mejor distancia y donde Eva Ganster, en 1997, marcó 6 Récords Mundiales en sólo 5 días. Un récord de marcas que no ha sido igualado por ningún hombre.

 

Para terminar el artículo, aquí te dejamos los highlights de la World Cup Oberstdorf 2017 para que puedas ver el Ski Flying con tus propios ojos:
 

 

Recibe la newsletter de los viernes...
Cada viernes te mandamos los últimos artículos publicados y las emisiones en directo del fin de semana. Eventualmente podemos enviarte otros contenidos interesantes.

Etiquetas :

elSuperHincha

Si te ha gustado lo que has leído síguenos en Facebook y/o Twitter para no perderte otras publicaciones :)

Web| Twitter | Facebook

Deja un comentario

He leído, comprendo y acepto la política de privacidad