Salto de Esquí. El deporte donde no siempre gana quien más salta…



Igual que hicimos durante el verano, en diciembre y enero hemos decidido hacer una pausa en los artículos de “Descubriendo el Deporte”. Hablamos de fechas donde todo el mundo está pendiente de cosas más importantes. Así que mejor dedicar ese periodo a entradas más cortas y rápidas de leer como son las efemérides y curiosidades.
 
Así que este es el último artículo de 2017 en esta sección. ¿Y sobre qué podíamos escribir para cerrar el año? A fines de noviembre ya toca un Deporte de Invierno, más con los Juegos Olímpicos PyeongChang 2018 a la vuelta de la esquina. ¿Pero cuál?
 
Entonces se encendió la bombilla. Dejamos de publicar por las fechas navideñas. Después de Navidad viene Nochevieja. ¿Y quién no ha pasado la resaca post-uvas viendo los Saltos de Esquí de Año Nuevo? Se puede considerar casi tan tradicional como el turrón, el cotillón o el roscón de Reyes.
 
Así que decidido. Este último artículo del año es sobre Salto de Ski, ese deporte que a casi todo el mundo le gusta y sólo unos pocos conocen realmente. ¿Te apuntas?
 

Salto de Esquí. Historia, Trampolines, Puntuaciones

 

¿Qué es el Salto de Esquí?

Los Saltos de Esquí son una modalidad del Esquí Nórdico. Consiste en descender por una rampa que proporciona velocidad suficiente para que el esquiador salga despedido para luego aterrizar varios metros más abajo. Este aterrizaje se realiza en una pendiente destinada a tal fin, y debe intentar llegar lo más abajo posible.
 
Pero el esquiador no sólo tiene que saltar lejos. También debe hacerlo de manera segura y con un estilo y técnicas perfectas. Estos dos últimos aspectos forman parte de la puntuación que recibirá junto con la propia distancia y otra serie de valores que veremos más adelante.

 

Breve historia del Salto de Esquí

Aunque pueda parecer extraño, los primeros Saltos de Esquí se utilizaron como medio de transporte en Noruega. Eran una manera de avanzar más rápido que sortear las irregularidades del terreno.
 
La primera competición de la que se tiene constancia ya data de fines del siglo XVIII. Y el primer salto del que quedan datos registrados fue en 1808. Lo realizó el noruego Olaf Rye y alcanzó los 9,5 metros.
 

El #SaltoDeEsquí nació como medio de transporte y la primera competición data del siglo XVIII... Clic para tuitear

 
Los saltos han evolucionado mucho desde que se empezó a competir en el siglo XVIII

Casi 60 años más tarde, en 1866 se celebró el primer concurso de saltos con premios. Fue en Høydalsmo y el vencedor resultó Sondre Norheim, considerado el “Padre del Esquí Moderno”.
 
Este tipo de eventos se hicieron cada vez más populares. En 1875 la colina Husebyrennet, en Oslo, albergó la primera competición anual. También era la rampa más larga de aquella época. Debido a la mala infraestructura y las condiciones climáticas, en 1892 fue trasladada a Holmenkollen. A día de hoy sigue siendo uno de los principales eventos de la temporada.
 
Antes de terminar el siglo XIX, Norheim y Karl Hovelsen emigraron a Estados Unidos donde empezaron a desarrollar el deporte. También Nels Nelsen, noruego desplazado a Canadá, introdujo los Saltos de Ski en ese país. De hecho, entre 1915 y 1960 se disputaron competiciones en el Monte Revelstoke todos los años. El trampolín fue diseñado por él mismo y más tarde recibió su nombre.
 
Sea como fuera, cuando en 1924 se celebraron los primeros Juegos Olímpicos de Invierno de la Historia, el Salto de Ski ya tenía la suficiente popularidad como para ser incluido en ellos.
 
En 1935, en Planica (Eslovenia), Josef Bradl se convirtió en el primer saltador de la historia que pasó lo 100 metros. Hubo que esperar casi 60 años hasta que, en 1994, Toni Nieminen superase los 200.
 
El primer Mundial de este deporte se celebró en 1964 en Zakopane, Polonia. Fue el mismo año en que se estandarizaron las medidas de los trampolines. Y también el año en que el Trampolín Normal fue añadido al programa de los Juegos Olímpicos de Invierno. En 1988 se incluyó la competición por equipos.
 

 

Mujeres en el Salto de Ski

En toda esta historia las grandes olvidadas hasta este mismo siglo fueron las mujeres. Se sabe que la primera saltadora fue la noruega Ingrid Olsdatter en 1863. Por aquel entonces sólo contaba 16 años y se desconoce la longitud que alcanzó.
 
A pesar de esto, las mujeres no empezaron a competir a nivel profesional hasta este siglo. Fue en la temporada 2004/05, en la Continental Cup, con nada más que 3 eventos.
 

#SabíasQue las #Mujeres no compitieron profesionalmente en #SaltosEsquí hasta 2004? Clic para tuitear

 
Las mujeres no compitieron profesionalmente en Salto de Esquí hasta 2009

Hubo que esperar hasta 2009 para que las mujeres se estrenaran en un Mundial. Y hasta la temporada 2011/12 para que se instaurara la World Cup Femenina de Salto de Esquí.
 
Esta última llegó después del escándalo con los Juegos Olímpicos de Vancouver 2010. En 2006 la Federación Internacional de Esquí propuso que en esa edición las mujeres también compitiesen en Salto de Esquí. El COI respondió negativamente al considerar que había pocas participantes.
 
Meses antes de la celebración de los Juegos, 15 saltadoras demandaron al Comité Organizador de Canadá. Entre ellas se encontraba la primera campeona mundial Lindsey Van. Defendían que prohibirles la participación por ser mujeres vulneraba la Carta de Derechos y Libertades de Canadá.
 
Una vez más, la justicia no estuvo del lado de las mujeres. La demanda fue denegada puesto que el juez consideró que la situación no estaba regida por ese estatuto. Sólo los hombres pudieron competir en el Salto de Esquí Vancouver 2010.
 
Afortunadamente, 4 años más tarde, en Sochi, sí hubo competición femenina en Trampolín Normal. A nadie le pareció extraño. La primera medallista de oro fue la alemana Carina Vogt.
 

#SabíasQue no hubo #SaltosEsquí Femenino, en los #JuegosOlímpicos, hasta Sochi 2014? Clic para tuitear

 

Los Trampolines

Trampolines Largo y Normal en Noruega

Trampolines Largo y Normal

Al principio los trampolines eran rampas de nieve hechas a mano y debían construirse cada año. Con el transcurso de los años evolucionaron hasta convertirse en las estructuras artificiales permanentes que conocemos hoy en día.
 
Un trampolín de Salto de Esquí está formado por dos partes principales:

  • Una rampa por la que el esquiador desciende para coger velocidad.
  • Una pendiente de aterrizaje situada a continuación de la rampa y a un nivel más bajo.

 
La rampa desciende en todo momento con una pendiente constante, salvo en los últimos 6 u 8 metros. En esa zona final, se aplana o incluso inclina ligeramente hacia arriba para facilitar el movimiento de despegue.
 
Cada trampolín cuenta con un Punto-K o Punto de Construcción (Konstruktionspunkt en alemán) señalado con una línea. Se trata del punto óptimo de aterrizaje y se toma como referencia para la puntuación final. También es la distancia que determina la categoría del trampolín:

 

Trampolines Pequeños / Small Hills (SH) Hasta 44 metros
Trampolines Medianos / Medium Hills (MH) De 45 a 74 metros
Trampolines Normales / Normal Hills (NH) De 75 a 99 metros
Trampolines Largos / Large Hills (LH) De 100 metros en adelante
Trampolines Flying / Flying Hills (FH) De 170 metros en adelante

 

Las competiciones oficiales recogen los 3 últimos tipos y más habitualmente el Normal y el Largo. El Ski Flying, los saltos que se realizan desde trampolines clase FH, en ocasiones es entendido como un deporte independiente aunque es practicado por los mismos deportistas.
 
De hecho, no forma parte de los Juegos Olímpicos y su Mundial es independiente del Mundial de Salto de Esquí.

 

Puntuación en los Saltos de Esquí

Cuando alguien empieza a ver Saltos de Esquí, puede verse extrañado ante la posibilidad de que gane la prueba un esquiador que no tiene la mayor longitud. Esto es porque la distancia es sólo uno de los factores que intervienen en la puntuación final.
 

#SabíasQue la longitud alcanzada no es lo único que determina el ganador en #SaltosEsquí? Clic para tuitear

 
Dicha puntuación está formada por una serie de aspectos técnicos y objetivos. Y por una valoración del estilo del salto realizada por 5 jueces. La suma total forma el valor del salto.

 

Aspectos Técnicos

Como ya hemos dicho, la puntuación de cada salto se basa en el Punto-K del trampolín. El hecho de alcanzarlo supone 60 puntos. Esa puntuación se ve incrementada por cada metro de más. Habitualmente 2 puntos por metro en Trampolines Normales y 1,8 en Trampolines Largos.

Punto de salida (o puerta) de una rampa de salto de esquí

Punto de salida en Salto de Esquí (Puerta)

La aerodinámica tiene gran importancia en este deporte. Por eso las condiciones climatológicas externas deben tenerse en cuenta para garantizar igualdad de condiciones en todos los saltos. El viento se mide en 5 puntos distintos del trampolín y según los resultados se establecen los dos siguientes aspectos.
 
El Factor Puerta. Se denomina puerta al punto de inicio del descenso. Una especie de tabla donde los saltadores permanecen sentados hasta el momento de dejarse deslizar por la rampa. Para facilitar una velocidad de despegue óptima en todos los saltos, este punto se mueve hacia arriba o hacia abajo según las mediciones de viento obtenidas. Dado que esto repercute en el resultado, se suman puntos cuando la puerta sube y se restan cuando baja. Todo ello según una escala previamente establecida.
 
También están los Puntos de Compensación. Estos se restan cuando el viento llega de frente porque favorece a que el vuelo del saltador se mantenga. Por el contrario, se suman cuando llega de fondo porque no se produce ese efecto y el saltador tiende a caer. (Gracias @JuandelaVilla24 por la aclaración 🙂 )
 
Un último aspecto que se tiene en cuenta es la masa corporal del propio saltador. Para evitar problemas de salud por buscar pesar menos, se establecen mínimos según las características físicas de los deportistas. Si un saltador no alcanza la masa corporal mínima es penalizado en la puntuación final. Aun así, algunos siguen utilizando este factor para maximizar la distancia.
 

 

Estilo

Junto al punto de aterrizaje se encuentran 5 jueces que valoran el Estilo del Salto según:

  • Si los esquíes se han mantenido firmes durante el vuelo.
  • La posición del saltador ha sido óptima.
  • El aterrizaje.
Posición Telemark durante el aterrizaje de un salto de esquí

Posición Telemark

Dicho aterrizaje siempre debe hacerse en la posición Telemark. Es decir, con una pierna por delante de la otra y con las rodillas flexionadas.
 
Cada uno de dichos jueces puede otorgar un máximo de 20 puntos. Según los errores que detecten en los aspectos mencionados, bajan dicha puntuación hasta llegar a una final.
 
La nota más alta y la más baja son descartadas. Las otras 3 se suman y se añaden a la puntuación obtenida con los aspectos técnicos.
 
Dicha suma es la Nota Final del Salto.

 

Así que ya sabes, no te extrañes si cuando veas los Saltos de Esquí de Año Nuevo no gana quien ha conseguido la longitud más larga. Puede que haya tenido mejor el Estilo de Salto. O puede que las condiciones climatológicas le fueran adversas, pero las puntuaciones compensatorias lo equilibrasen.
 
En cualquier caso, esperamos que si no tenías muy claro este deporte, ahora te sea un poco más sencillo entenderlo. Como siempre, si tienes alguna duda, tienes los comentarios para preguntarnos. Y también para que nos cuentes de qué te gustaría que hablásemos en otros artículos.
 
¡¡Hasta el año que viene!!

 

Recibe la newsletter de los viernes...
Cada viernes te mandamos los últimos artículos publicados y las emisiones en directo del fin de semana. Eventualmente podemos enviarte otros contenidos interesantes.


elSuperHincha

Si te ha gustado lo que has leído síguenos en Facebook y/o Twitter para no perderte otras publicaciones :)

Web | Twitter | Facebook

Deja un comentario

He leído, comprendo y acepto la política de privacidad