Las Reglas Broughton fueron las primeras Reglas del Boxeo



John Broughton, también conocido como Jack Broughton, fue luchador en una época donde los combates frecuentemente tenían desenlaces trágicos. Dejó de combatir a raíz de la muerte de un contrincante días después de una pelea. Montó su propio coliseo y en él estableció una serie de reglas que buscaban proteger a los pugilistas de daños irreversibles.
 
Años más tarde, este conjunto de normas fueron consideradas como la base del Boxeo Moderno y él, pionero de este deporte.
 
Pero esto no es más que un brevísimo resumen de una historia con muchos matices. ¿Te los cuento?
 

Las 7 Reglas Broughton fueron las primeras del boxeo moderno

 

Breve Historia del Boxeo

El Boxeo tienen sus raíces en la actual Etiopía. Desde allí se difundió hacia Egipto y Mesopotamia, y desde estas, hacia Grecia, Roma e India. En algunas de estas culturas ya era habitual el uso de guantes que cubrían los nudillos, aunque dejaban libres los dedos.
 
La Ilíada de Homero hace referencia a este deporte que fue incluido en los XXIII Juegos Olímpicos de la Antigüedad, allá por el 688 a.C. Sin embargo, la aparición del cristianismo prácticamente lo eliminó de toda Europa.
 
Por el contrario, en la misma época empezó a adquirir mayor auge en Asia, donde apareció el Muay Thai (o Boxeo Tailandés).
 
Durante la expansión de los Imperios Británico y Francés en el s.XVII, el Boxeo volvió a llegar a Europa con las denominaciones de “Boxeo Inglés” y “Boxeo Francés”.
 
El primero de ellos, también denominado “Boxing” a partir del siglo XVIII, no era más que peleas de puños desnudos. No se consideró deporte hasta 1681.
 
Las peleas se organizaban a nivel del suelo, en el centro de un círculo de gente. No tenían límite de tiempo y las apuestas que se organizaban a su alrededor acabaron convirtiéndolo en un espectáculo violento. Los contrincantes casi siempre acababan con serias lesiones e incluso muertos.

 

Las 7 Reglas Broughton

Este tipo de peleas fue las que se encontró Jack Broughton cuando empezó a luchar en 1730.
 
Broughton era un joven que había trabajado como lanchero por el Támesis, pero sus cualidades físicas le hicieron cambiar de actividad. Pronto se hizo una reputación que atraía multitud de público a sus peleas. Se dice que no perdió un solo combate a lo largo de su carrera, pero lo cierto es que los registros de la época son inexactos.
 
Se convirtió en el Tercer Campeón de Boxeo de Inglaterra por detrás de James Figg y George Taylor. Pero en 1741 George Stevenson murió tras un combate con él y aquello cambió a Broughton.
 
Gracias al dinero ahorrado luchando y a la ayuda de varios patrocinadores, en 1743 abrió su propio establecimiento. En él aparecieron los cuadriláteros elevados. Pero sobre todo, un conjunto de 7 normas de obligado cumplimiento que buscaban minimizar los daños de los luchadores:

  • Sólo estaban permitidos los golpes por encima de la cintura.
  • Si un luchador caía al suelo el otro debía retirarse a su lado inmediatamente.
  • Estaba prohibido golpear a un hombre caído.
  • Si un luchador caía al suelo, tenía 30 segundos para volver al centro del ring y reiniciar el combate. En caso de no lograrlo, era declarado “hombre vencido”.
  • Sólo los púgiles y sus segundos podían acceder al ring.
  • Estaban prohibidos los arreglos entre luchadores acerca del reparto de dinero.
  • Se establecieron árbitros encargados de resolver disputas entre los púgiles.

 
También se preocupó por las frecuentes lesiones que se producían durante los entrenamientos. Estableció el uso de guantes protectores durante los mismos y las peleas de demostración.
 
Las 7 Reglas Broughton se mantuvieron vigentes hasta 1838. Ese año fueron ampliadas a 23 por las conocidas como “London Prize Ring Rules“. En 1853, tras una revisión, volvieron a ampliarse hasta alcanzar las 29.
 
En 1867 se publicaron las Reglas del Marqués de Queensberry, base de las reglas modernas y que, como curiosidad, fueron las primeras en introducir los guantes como obligatorios durante los combates.

 

¿Qué pasó con Jack Broughton?

Después de retirarse como boxeador, se dedicó a la gestión de un negocio de antigüedades y a la formación de nuevos luchadores.
 
Falleció en 1789 y fue enterrado en la Abadía de Westminster. Su lápida se mantuvo sin epitafio por casi 200 años, ya que hasta 1988 no se grabaron las palabras que él había elegido: “Campeón de Inglaterra”.
 
Fue uno de los homenajeados cuando se creó el Salón Internacional de la Fama del Boxeo, reconociéndole como pionero de este deporte.

 

No te pierdas ningún artículo

Suscríbete a nuestra newsletter de los viernes...

Cada viernes recibirás los últimos artículos publicados en nuestra web junto con otros contenidos interesantes. Eventualmente podremos enviarte otros contenidos que consideremos de tu interés. Al enviar el formulario estás aceptando nuestra política de privacidad. Si tu e-mail está inscrito en Lista Robinson no podemos enviarte información, aunque sí a otro que no lo esté.


elSuperHincha

Si te ha gustado lo que has leído síguenos en Facebook y/o Twitter para no perderte otras publicaciones :)

Web | Twitter | Facebook

Deja un comentario