Junko Tabei, la 1ª Mujer que escaló el Everest



En 1953, Sir Edmund Hillary y Tenzing Norgay alcanzaron la cima del Monte Everest por primera vez en la historia. Después que ellos, muchas personas volvieron a repetir la hazaña. Hoy queremos detenernos en una de ellas, en la persona Nº 36 que lo consiguió. En Junko Tabei, la Primera Mujer que escaló el Everest.
 
Fue en mayo de 1975, tras una vida dedicada a la escalada, graves dificultades para lograr apoyo económico y después de quedar sepultada por un alud durante el ascenso.

 

Junko Tabei, la escaladora que no podía escalar

Junko Ishibashi, como se apellidaba de soltera, nació en Miharu (Fukushima), el 22 de septiembre de 1939. Era la 5ª hija de una familia japonesa que después tendría otros dos descendientes más. Durante su infancia, siempre fue considerada frágil y débil, pero esto cambió.
 
Cuando tenía 10 años, su colegio organizó un viaje al Monte Nasu, un grupo de volcanes japoneses que agrupa a las 100 montañas más conocidas del país. Desde ese momento, sintió auténtica pasión por la montaña y quiso empezar a practicar escalada.
 
Su familia era de origen humilde y no podía permitirse un pasatiempo tan caro, así que durante su niñez y adolescencia apenas hizo unas pocas ascensiones dentro de Japón.
 

La primera mujer que escaló el Monte Everest fue Junko Tabei

 

Su paso por la Universidad y el nacimiento de LCC

Esto cambió en 1958, cuando se matriculó en la Universidad de Mujeres Showa para estudiar literatura inglesa. Empezó a colaborar con la revista académica de la Sociedad Física de Japón, lo que le permitió unirse al equipo de escalada de dicha sociedad y empezar a practicar de manera habitual.

Junko Tabei, primero mujer que escaló el Everest

Sin embargo, en un deporte claramente masculino por aquel entonces, las cosas no fueron fáciles. Muchos hombres se negaron a escalar en el mismo equipo que ella. Otros despreciaron su afición y alegaban que su única intención al practicar un deporte tan arriesgado era encontrar marido más rápidamente.
 
Todo ello la empujó a formar un club de escalada para mujeres en 1969. Ladies Climbing Club (LCC) fue el primero de este tipo en Japón.
 
Con el slogan “Conseguiremos una expedición en el extranjero por nosotras mismas”, empezaron escalando dentro de Japón, donde ascendieron el Monte Fuji. Y en poco tiempo lograron subir cumbres internacionales como el Matterhorn en los Alpes Suizos o el Annapurna III. Sólo 3 años más tarde, Junko Tabei ya era una alpinista reconocida dentro de su país.

 

La Expedición de Mujeres Japonesas del Everest

En mayo de 1970, Junko Tabei e Hiroko Hirakawa encumbraron el Annapurna III. En ese momento, LCC decidió empezar a trabajar en la ascensión del Monte Everest.
 
Organizaron dentro de LCC un equipo que pasó a denominarse la Expedición de Mujeres Japonesas del Everest (Japanese Women’s Everest Expedition – JWEE). Estaba formado por 15 miembros y encabezado por Eiko Hisano. La mayoría de sus integrantes trabajaban en otras profesiones e incluso dos de ellas, incluida Tabei, eran madres.
 
La búsqueda de patrocinadores fue dura en una época donde todavía se consideraba que las mujeres “deberían dedicarse a criar niños”. Finalmente, el periódico Yomiuri Shimbun y Nippon TV se unieron para financiar la expedición.
 
Aun así, el presupuesto era escueto y JWEE decidió recurrir al ingenio y sus habilidades para ahorrar lo máximo posible. Así reciclaron viejos asientos de lona para fabricar bolsas impermeables y guantes, compraron plumas de ganso en China para fabricar sus propios sacos de dormir y organizaron recogidas de alimentos enlatados en los colegios donde algunas de ellas trabajaban.
 
Tras conseguir lo necesario y pasar por un largo periodo de entrenamiento, JWEE viajó a Katmandú a inicios de 1975 para emprender su aventura.
 

 

La Primera Mujer en la cima del Everest

Decidieron hacer el ascenso siguiendo la misma ruta que en 1953 eligieron Sir Edmund Hillary y Tenzing Norgay. Durante los siguientes meses, prepararon la ascensión sobre el terreno. En mayo inició la expedición.
 
Ya habían conseguido subir 6300 metros cuando una avalancha sorprendió al equipo y dejó sepultado el campamento. Algunas de ellas quedaron inconscientes. También Junko Tabei que perdió el conocimiento durante más de 6 minutos. Finalmente, con ayuda de los sherpas pudieron salir a la superficie.
 
Aquello no desanimó a la escaladora que decidió continuar la ascensión. El 16 de mayo de 1975, 12 días después de quedar sepultada bajo la nieve, Junko Tabei y su sherpa Ang Tsering llegaron a la cumbre. La japonesa se convirtió en la Primera Mujer que pisó la cima del Monte Everest.

 

Regreso y las Siete Cumbres

Su hazaña tuvo una importante repercusión en Japón, donde Tabei hizo una gira por todo el país, recibió mensajes del gobierno y del Rey de Nepal, e incluso se llegó a grabar una miniserie sobre la expedición. No obstante, toda aquella fama incomodaba a la escaladora que volvió a su vida normal en cuanto pudo.

Junko Tabei fue la primera mujer que ascenció las Siete Cumbres

Aquel no fue el último gran hito de Junko Tabei. Continuó dedicándose a escalar por los diferentes continentes, llegando a hacerlo en más de 60 países.
 
Durante la temporada 1990/91, llegó a la cima del Monte Vinson, la montaña más alta de la Antártida. Aquello la dejaba a un único paso de completar las 7 Cumbres.
 
Las Siete Cumbres es el nombre que recibe el conjunto de las cimas más altas en cada uno de los 7 continentes, entendiendo como dos distintos a América del Norte y del Sur.
 
Lo logró el 28 de junio de 1992, cuando encumbró el Puncak Jaya, en Indonesia. También se convertía así en la Primera Mujer que ascendía las Siete Cumbres.

 

Junko Tabei fuera de la Escalada

Tabei siempre fue una amante de la naturaleza y se interesó por la ecología. De hecho, trabajó en este ámbito en varias ocasiones a lo largo de su vida.
 
En el año 2000, estudió un postgrado que se centró en la degradación ambiental del Everest como consecuencia de los desechos abandonados por las diversas expediciones.
 
Este era un tema que le preocupaba especialmente y por eso dirigió la Himalayan Adventure Trust of Japan, una organización sin ánimo de lucro que busca preservar los entornos montañosos. Además, lideró varias expediciones de limpieza tanto en Japón como en el Himalaya.
 
Cuando en 2012 fue diagnosticada con cáncer, no dejó de escalar. Finalmente, la enfermedad terminó con su vida, a los 77 años, el 20 de octubre de 2016.
 

 

Recibe la newsletter de los viernes...
Cada viernes te mandamos los últimos artículos publicados y las emisiones en directo del fin de semana. Eventualmente podemos enviarte otros contenidos interesantes.


elSuperHincha

Si te ha gustado lo que has leído síguenos en Facebook y/o Twitter para no perderte otras publicaciones :)

Web| Twitter | Facebook

Deja un comentario

He leído, comprendo y acepto la política de privacidad